Turismo aventura en Argentina

El turismo aventura es una forma diferente de conocer un destino: la adrenalina de acceder al corazón de cada paisaje, sumergiéndose en sus aguas, escalando sus montañas, o internándose en sus bosques, permite vivir una experiencia totalmente distinta del turismo tradicional, y sumamente enriquecedora. Las regiones en las que se divide la Argentina ofrecen a los viajeros diversas oportunidades para acercarse al turismo aventura, y descubrir el vasto territorio del país desde perspectivas inimaginadas.

Rafting en el Litoral

Ubicadas en el límite con Brasil, las Cataratas del Iguazú constituyen un escenario ideal para dejarse llevar por las rápidas aguas del río Iguazú. Dotados de cascos, chalecos salvavidas y remos, los viajeros recorren estos paisajes magníficos de Misiones a bordo de un gomón, acompañados de un experto que se encarga de asegurar el buen rumbo del paseo. El itinerario comprende la región del Delta del Iguazú, y se extiende durante tres o cuatro kilómetros, dependiendo de la excursión elegida, que combinan rápidos en el inicio del viaje y aguas tranquilas hacia el final, pudiendo así apreciar la fauna local, especialmente lagartos, yacarés, tortugas acuáticas y aves típicas del lugar. Antes de comenzar este emocionante viaje, se ofrece una charla informativa para que los aventureros tengan toda la información necesaria acerca de la actividad que se realizará y puedan tener en cuenta las precauciones necesarias. Es posible combinar el rafting por el río Iguazú con una excursión a pie por el Parque Nacional Iguazú, aprovechando al máximo las oportunidades de turismo aventura que ofrece la región.

Travesía 4x4 en el Norte

Las Salinas Grandes del Noroeste argentino se extienden en las provincias de Jujuy y Salta, en los departamentos de Tumbaya y La Poma respectivamente. El recorrido por este paisaje de suelos blancos y espejados es una experiencia muy recomendable, y los más aventureros podrán imprimir ritmo a esta visita emprendiendo una travesía 4x4. A bordo de un vehículo todo terreno, es posible conocer escenarios naturales inaccesibles por otros medios, y descubrir postales naturales de impactante belleza. Asimismo, viajar a bordo de un vehículo 4x4 para internarse en el corazón de los paisajes argentinos es una actividad sumamente entretenida, óptima para realizar en familia o con amigos. Si bien es posible emprender travesías 4x4 de forma independiente, lo ideal para disfrutar esta aventura al máximo es contratar una excursión con profesionales que puedan guiar el viaje y llevar consigo todos los elementos necesarios para llegar a destino sin contratiempos.

Montañismo en Cuyo

Los amantes de las alturas encontrarán en Cuyo una región aliada para disfrutar de los paisajes de altas cumbres que ofrecen el escenario perfecto para practicar montañismo. Allí se encuentra el pico más alto de América: el Cerro Aconcagua, el mayor desafío para los andinistas. El montañismo es una excelente forma de conocer paisajes de un modo diferente, obteniendo vistas sorprendentes desde las alturas y accediendo a sitios que de otro modo no podrían visitarse. Quienes deseen iniciarse, pueden hacerlo conquistando cumbres de menor altura, siempre bien equipados y acompañados por montañistas expertos. El rappel, el senderismo y el trekking también son actividades típicas del área montañosa en la región de Cuyo, y constituyen una forma divertida y desafiante de conocer sus bellezas naturales.

Kayak en el Valle Central

Navegar las aguas de ríos y lagos es una manera de descubrir un destino con una mirada diferente. En la provincia de Río Negro, el kayaking es una actividad muy recomendable para quienes deseen explorar sus paisajes de forma activa, y ser dueños de su propio itinerario. Hogar de numerosos espejos de agua, Río Negro cuenta con varios lagos muy populares entre los kayakistas. El Lago Gutiérrez, el Lago Mascardi y el famoso Lago Nahuel Huapi son tres opciones muy recomendables, con sus aguas cristalinas y su abundante y diversa fauna, que incluye especies como la trucha marrón. Otra opción para el kayaking es recorrer las aguas del propio Río Negro, que transcurre junto a varias ciudades de la provincia. Desde Cipolletti, por ejemplo, es posible acceder al tramo donde se encuentra el balneario de la Isla Jordán, un espacio con una interesante oferta recreativa que también ofrece un servicio de balsa hacia la orilla sur del río.

Parapente y cabalgatas en Buenos Aires

Existen muchos modos de conocer una región, pero pocos de ellos nos ofrecen la magnífica sensación de observarla desde las alturas, como lo hace el parapente. Sostenidos por un paracaídas, los viajeros podrán disfrutar de la experiencia única de estar suspendidos en el aire, descendiendo lentamente y planeando llevados por las corrientes de viento. Sierra de la Ventana, en el suroeste de la provincia de Buenos Aires, es uno de los sitios más elegidos para descubrir desde el aire. Las Sierras de Balcarce, al sudeste del territorio provincial, también son un destino muy recomendable, debido a las variaciones en la altitud del terreno que permiten ascender a picos pronunciados desde los cuales emprender el descenso en parapente, y apreciar un paisaje variado. La cabalgata es también una actividad muy extendida en Buenos Aires, en especial para quienes apuestan por el turismo rural, en alguna de las muchas estancias de esta región. San Antonio de Areco, Pilar, Luján y Baradero, en el norte de la provincia, son destinos ideales para disfrutar del paisaje rupestre a lomos de caballo, una actividad tan entretenida como enriquecedora.

Snorkel y buceo en la Costa Atlántica

Los amantes de los deportes acuáticos y de la vida marina pueden divertirse al máximo en la Costa Atlántica. Sólo en Mar del Plata, hay seis enclaves recomendados para practicar buceo y snorkel, y varias organizaciones en la región se dedican a ofrecer servicios de enseñanza, asistencia y alquiler de equipo para quienes deseen sumergirse y disfrutar de los paisajes de la costa bajo el mar. La profundidad a la que se puede descender en esta zona varía entre los 4 y los 36 metros, dependiendo del lugar elegido, y durante el paseo submarino se puede apreciar el colorido de la fauna local, que incluye salmones, corvinas y palometas. En La Restinga, uno de los sitios en los que se puede practicar buceo en Mar del Plata, también se pueden observar lajas con pequeñas cuevas que embellecen la experiencia.

Nado con ballenas en la Costa Sur

La Península Valdes, en la Costa del Sur argentino, es un destino muy conocido por las actividades de avistamiento de la Ballena Franca Austral que se pueden realizar durante la temporada de junio a diciembre. En la cercana ciudad de Puerto Madryn también se ofrece una opción más osada para conocer a estos grandes mamíferos acuáticos: nadar junto a ellos en las aguas del mar Argentino. Quienes han tenido la posibilidad de encontrarse bajo el agua con las ballenas que se acercan a la costa de la península saben que pocas cosas hay más emocionantes que verlas llegar y descubrir que su intención es jugar con los visitantes humanos. Estas amistosas y sociables ballenas dan la bienvenida a los buzos que se aventuran en su mundo submarino y establecen contacto con sorprendente confianza y delicadeza.

Mountain bike, rappel y tirolesa en las Sierras

El escenario de las Sierras, en el centro del país, es ideal para realizar actividades extremas, con todo el vértigo y la belleza que aportan sus cumbres y sus valles. Recorrer el impredecible territorio en bicicleta de montaña es una excelente forma de conocer los paisajes magníficos de la región a través del turismo aventura más auténtico. En ciudades como San Luis y Cura Brochero, también se ofrece la posibilidad de experimentar con el rappel, descendiendo desde las alturas de las sierras con ayuda de sogas y un arnés. Esta actividad permite obtener vistas panorámicas de la zona y sentir la adrenalina a flor de piel. También es posible trasladarse mediante tirolesa, cruzando de una ladera a la otra utilizando una polea sujeta a una soga, que permite viajar a toda velocidad.

Trekking en los Lagos

La Región de los Lagos está atravesada por el primer sendero de gran recorrido del país. Su nombre es Huella Andina, y permite practicar trekking, o senderismo, desde el Lago Aluminé, en Neuquén, hasta el Lago Baguilt, en Chubut. A su paso, recorre los Parques Nacionales de Lanín, Nahuel Huapi, Los Arrayanes, Lago Puelo y Los Alerces, así como muchas otras áreas protegidas a nivel provincial. Nada menos que 560 kilómetros de Huella Andina invitan a visitar las ciudades de Traful, El Bolsón, Esquel y Trevelin, a lo largo de diversos tramos con distintos niveles de dificultad, que permiten ajustar esta propuesta de turismo aventura a las necesidades y capacidades de cada viajero.

Esquí en la Patagonia

Cuando un manto blanco cubre las laderas de la Patagonia, da inicio la temporada invernal y miles de viajeros se acercan a disfrutar de los paisajes y de las propuestas deportivas asociadas con la nieve. El esquí es, seguramente, una de las opciones más populares entre los amantes de la velocidad. Además de pistas de pendientes más o menos pronunciadas, es posible practicar esquí fuera de pista, una variante más atrevida y vertiginosa disponible en Bariloche y Chapelco, entre otras ciudades. A la hora de vivir al máximo una experiencia intrépida y diferente del turismo convencional, el turismo aventura en la Argentina ofrece una gran diversidad de paisajes, actividades y emociones. En cada época del año, hay un destino ideal esperando por los viajeros más arrojados para brindarles unas vacaciones más allá de lo imaginable. ¿Elegiste cuál es tu próximo destino aventurero?